martes, 1 de mayo de 2012

Música

Hay días en los que te levantas y tienes la sensación de que va ser un día de mierda y solo quieres que acabe. 
Pues hoy para mi es un día de esos, en los que solo deseo que esto acabe, que solo quiero meterme en la cama y escuchar música.
Tumbarme en la cama, ponerme los cascos y evadirme del mundo durante unos instantes, es el momento de olvidarme de los problemas, de los estudios y hasta de las redes sociales, son pocos minutos igual los que dura una canción o un disco, pero gracias a esos minutos, que podemos decir que son de relax ya que en mi mente esta totalmente en blanco, me siento capacitada para volver a afrontar los problemas y solucionarlos de la mejor manera.
Puedo decir que ¿soy adicta a la música? no lo sé, lo único que se es que gracias a esas notas, a esas letras o  a esas voces que producen una canción, yo soy mas feliz, ya que cuando estas triste no debes escuchar una canción que te deprima sino todo lo contrario una canción que te aporte la energía que necesitas para terminar el día con una sonrisa.
Sin embargo, otros días te apetece escuchar una canción mas lenta, y cuando empieza a sonar en tu cara también se refleja una sonrisa, esa porque la relacionas a una persona que te hace feliz, ya sea tu madre, tu padre, tu hermano o hermana, a tus amigos y amigas o tu novio.
Por eso dependiendo del día que tengas debes elegir una canción o otra.
Yo  hoy me voy a tumbar en la cama me voy a poner los cascos voy a buscar a extremoduro y voy a terminar saltando en la cama. 

La música es sinónimo de libertad, de tocar lo que quieras y como quieras, siempre que sea bueno y tenga pasión, que la música sea el alimento del amor.

La música es el arte más directo, entra por el oído y va al corazón.



No hay comentarios:

Publicar un comentario