domingo, 5 de agosto de 2012

Te necesito a ti

La ciudad duerme. Las paredes se congelan cada vez que el silencio entra por la puerta. Todos descansan ya, mientras mi cabeza funciona cómo si de una máquina se tratara.
Cada vez que cierro los ojos imagino, sí, un mundo perfecto en el que nada ni nadie puede hacerme caer. Pero cuando los abro la realidad asoma y veo a hombres oprimidos y encogidos por los relojes. Todo son prisas, ya no hay valores ni respeto, sólo apariencia que destaca en cada acto de ellos. La rabia, la envidia y la angustia les supera mientras el dinero se antepone a ellos. ¿por qué forzar las situaciones? nunca lo entenderé. En este aspecto tengo suerte, estoy rodeada de gente que daría la vida por mí y eso no se elige, te toca y ya está.
Pero me falta algo...tengo guardado en un rincocito una caja llena de sensaciones. Necesito a esa persona que comparta conmigo los Febreros, que viva conmigo a contracorriente mientras los demás todavia no han tenido la oportunidad de hacerlo, disfrutar juntos cómo si de el último día de nuestras vidas se tratara, fumarnos el tiempo y la ropa para después despertar contigo y tener sólo como referencia tus ojos. Sí, te necesito a ti.


Los segundos no son para contarlos, son para pasarlos a tu lado.
Y volvemos a juntar nuestros labios con el objetivo de no separarlos mas.
Me gustaría estar contigo porque tu sonrisa es mas grande que mis problemas.
Pequeños detalles como caminar cogida de su manos son un lujo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario