domingo, 19 de julio de 2015

6 consejos que alargan la vida de tu manicura

- Utiliza solo esmaltes perfectos. Ya sea por antigüedad o por haberse cerrado mal, si la laca está seca, es imposible que puedas extenderla bien por la superficie de la uña. También su pincel estará endurecido, por lo que puede dejar huellas en forma de rastrillo al pasarlo por la superficie de la uña. Lo mejor es que te deshagas de este esmalte. Pero si estás enamorada de ese color y sabes que ya lo han retirado del mercado, puedes intentar revivirlo metiendo el bote en agua, al baño María durante algunos minutos, el calor le devolverá fluidez. Si el pincel es irrecuperable, utiliza uno que corresponda a otro esmalte.

- Limpia bien las uñas con quitaesmalte. Es obvio que tienes que usarlo cuando necesitas retirar el esmalte anterior, pero también la suciedad, la grasa e impurezas que se depositan sobre la uña son culpables de que el esmalte no se adhiera correctamente. Por eso conviene que te laves las manos previamente y luego pases, uña por uña un algodón impregnado de quitaesmalte antes de hacerte la manicura.

- Aplica siempre una base. Nunca hay que aplicar la pintura directamente a la uña. La primera que tiene que tocar la uña limpia y desnuda es la base transparente. No solo hará que la pintura te dure más tiempo perfecta, sino que también uniformiza y repara cualquier imperfecto que haya en la uña.

- Esmalta en capas finas. La principal razón por las que el esmalte suele descascarillarse al poco tiempo de pintar las uñas es porque se ha aplicado deficientemente. No hay que aplicar varias capas gruesas ya que tardarán más en secar y corres el riesgo de que aparezcan las burbujitas. Hay que hacerlo en capas delgadas, siempre llevando el pincel desde la raíz hacia el borde de las uñas, en movimientos ascendentes. Es malo insistir en el mismo recorrido una y otra vez, tan malo como aplicar mucha cantidad de producto. Si se quiere un acabado muy cubriente, aplica una segunda capa, pero siempre que la primera esté totalmente seca.

- Termina con el top coat. Después de dejar secar unos minutos el esmalte es importante que termines con una capa transparente que selle, fije el color y actúe de escudo protector de éste. Las fórmulas en gel son las mejores. Espera un buen tiempo para que se sequen. Si estás con prisas puedes pasar un secador de cabello por unos segundos en tus uñas, con temperatura fría y la velocidad baja.

- Importante: el mantenimiento. Cuando pasen varios días, aplica una nueva capa extra de brillo con el gel. Esto retardará que las uñas se rocen en las puntas, además de que mantendrá tu manicura brillante. Si sientes que tus cutículas se secan, acude a una crema o aceite para cutículas y aplícala cada noche antes de ir a dormir. Por último, trata de permanecer por lo menos un día sin esmalte, deja que tus uñas respirar.

Ahora ya sabes lo que tienes que hacer para que el esmalte permanezca en tus uñas durante más tiempo.


VÍA MUJERHOY.COM

No hay comentarios:

Publicar un comentario